Anúnciate aquí

¿Puedo vivir con el corazón roto?

Dentros de las cardiopatías insquemicas está el Sidrome del Corazón Roto que afecta el músculo del corazón y le provoca movimiento anormal e incontrolado.
Dentros de las cardiopatías insquemicas está el Sidrome del Corazón Roto que afecta el músculo del corazón y le provoca movimiento anormal e incontrolado.

El síndrome de corazón roto tiene síntomas son parecidos al infarto, por lo que se clasifica como cardiopatía isquémica

¿Te pueden romper el corazón?, la respuesta es sí. El sindrome del corazón roto es una afección cardiaca con síntomas son parecidos al infarto.

Se trata de una cardiopatía isquémica y se asocia a cuadros profundos de estrés y depresión, a veces por la pérdida de la pareja, hijos o un ser querido.

Cada año, 220 mil personas fallecen debido a enfermedades del corazón, es decir, 603 al día.

De las muertes a causa de enfermedades del corazón, 78 por ciento corresponde a infartos del corazón o cardiopatía isquémica.

Dentros de las cardiopatías insquemicas está el Sidrome del Corazón Roto que afecta el músculo del corazón y le provoca movimiento anormal e incontrolado, además de cambios en la microcirculación, que consiste en el movimiento de la sangre en el sistema vascular.

Se manifiesta con dolor en el pecho y dificultad para respirar, síntomas parecidos a los del infarto.

El dolor es provocado por una situación emocional, inicia en el pecho y se extiende hacia el brazo izquierdo, por lo que se debe de realizar un electrocardiograma y de acuerdo con el resultado, se define o descarta un cuadro de cardiopatía isquémica.

Afecta prinicipalmente a mujeres, predomina en la menopausia y se asocia con estrés o depresión.

¿Quiénes tienen más riesgo de padecer el síndrome del corazón roto?

Las mujeres en la post menopausia a consecuencia de los cambios hormonales, niveles altos de estrés y depresión asociada con el fallecimiento o pérdida de la pareja o de un ser querido.

Factores de riesgo:

  • Tabaquismo
  • Estados de ánimo (depresión).
  • Estrés.
  • Alimentación alta en grasas de origen animal.
  • Obesidad y sobrepeso.
  • Es más común en mujeres que en hombres.
  • Tener más de 50 años.

Otros nombres que recibe el síndrome del corazón roto

  • Miocardiopatía por estrés.
  • Miocardiopatía de Takotsubo.
  • Miocardiopatía de Takotsubo recurrente.
  • Síndrome de abombamiento apical.

Síntomas

  • Dolor en el pecho.
  • Falta de aire.
  • Latidos muy rápidos o irregulares del corazón.

Situaciones que pueden desencadenar el síndrome del corazón roto

  • Una enfermedad repentina, como un ataque de asma o una infección por la COVID-19.
  • Una cirugía mayor.
  • Una fractura repentina de huesos.
  • La muerte de un ser querido u otro tipo de pérdida.
  • Una discusión acalorada.

Sustancias y medicamentos puede derivar en el síndrome del corazón roto:

  • Medicamentos de emergencia para tratar las reacciones alérgicas o los ataques fuertes de asma.
  • Algunos medicamento para tratar la ansiedad.
  • Descongestionantes nasales para tratar la congestión nasal.
  • Drogas ilícitas estimulantes, como la metanfetamina y la cocaína.

¿Qué distingue el síndrome del corazón roto de un ataque cardíaco?

Los ataques cardíacos generalmente se producen por una obstrucción total o casi total de una arteria del corazón. En el caso del síndrome del corazón roto, las arterias del corazón no presentan una obstrucción. Sin embargo, es posible que disminuya el flujo sanguíneo en estas.

Complicaciones:

  • Acumulación de líquido en los pulmones, lo que se llama edema pulmonar.
  • Presión arterial baja.
  • Latidos cardíacos irregulares, llamados arritmias.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Coágulos sanguíneos en el corazón.

Fallecimientos por enfermedades cardiacas:

  • 220 mil personas fallecen, cada año, debido a enfermedades del corazón.
  • 78% correspondió a infartos del corazón o cardiopatía isquémica.
  • 30 mil personas por hipertensión arterial.
  • De 30 a 35 años ya empiezan a verse personas con infarto al miocardio y las enfermedades isquémicas

FUENTES:

Anúnciate aquí

Anúnciate aquí

Anúnciate aquí