Anúnciate aquí

La salud mental, fundamental para llevar una vida lozana

Ante padecimientos como la depresión y ansiedad, se recomienda acudir a un especialista./Foto: Armando Vázquez
Ante padecimientos como la depresión y ansiedad, se recomienda acudir a un especialista./Foto: Armando Vázquez

La depresión tiene una alta concurrencia con otros trastornos como la ansiedad y el consumo de sustancias y provocan una mala salud mental

Juan Carlos Machorro

El doctor Ángel Manuel Juárez Lemus, presidente de la Asociación Mexicana para el Estudio y Tratamiento del Dolor, indicó que el dolor es causado por diversos orígenes y puede ser momentáneo o permanente; por ello, los mexicanos requieren de mejor educación y concientización para abordar las dolencias del organismo que dañan su bienestar no solo físico sino mental, derivado del estrés, la depresión, la migraña, entre otras afectaciones que derivan en incapacidad para hacer adecuadamente las labores diarias.

“Los mexicanos tenemos una muy mala cultura de atención de la salud mental, pues pensamos que quien aguanta el dolor es alguien fuerte, sin embargo, no es bueno, es una alarma en el organismo que indica que se tiene que atender. El dolor no tiene por qué ser algo permanente. No tiene nada de malo el uso de medicamentos o atención psicológica”, indicó el especialista.

En México, 18 por ciento de la población urbana en edad productiva (15- 64 años) sufre algún trastorno del estado de ánimo y falta de salud mental con padecimientos como depresión, ansiedad, demencia o fobia.

“No se puede buscar vivir con dolor permanente. Se necesita una visión y atención multidisciplinaria para los padecimientos que derivan de intranquilidad mental. Los medicamentos son una de las opciones de tratamiento para dolores medios o leves, pero, si se siente dolor permanente por meses, se requiere de atención especializada en las clínicas médicas con una visión multidisciplinaria”, acotó.

Ante padecimientos como la depresión y ansiedad, se recomienda acudir a un especialista. a
Foto: Especial

Los pacientes llegan a tomar de forma inadecuada los medicamentos recetados por un psicólogo debido a que siguen sintiendo dolor pese a que ya recibieron consulta, tomaron medicinas o se operaron. Las medicinas son un complemento del tratamiento, no olvidar que los grandes dolores permanentes necesitan de una visión generalizada en los sistemas médicos.

Un porcentaje mínimo (en torno al uno por ciento), visita al psicólogo o psiquiatra de manera habitual y muchos que necesitan realmente ayuda (3.6 millones de personas sufren de depresión en México), ya sea por falta de tiempo, solvencia económica o desconocimiento, nunca acuden a terapia, asumiendo que pueden sobrellevar por sí mismos esa situación, la cual puede tornarse en algo más grave si no se atiende.

Además, la estigmatización y discriminación respecto a la también llamada neurodivergencia es un factor que agrava aún más esta situación. Ya sea por razones culturales, donde expresar cierta vulnerabilidad o tristeza se considera un rasgo de “debilidad”, o por ignorar en absoluto el trato y consideraciones que debe tener una persona que tiene algún padecimiento psicológico, en México, tener depresión o ansiedad, por ejemplo, se vuelve un trecho casi imposible de recorrer para millones de individuos.

Los problemas de salud pública y el dolor afectan de forma permanente hasta a un 25 por ciento de la población en México. Mientras que, en materia de los costos socioeconómicos, a nivel mundial, directos e indirectos del dolor de cabeza se estiman en 14 mil millones de dólares al año. Un ejemplo de la gravedad de este padecimiento es la migraña, que es el segundo padecimiento de incapacidad laboral en el planeta.

Ante padecimientos como la depresión y ansiedad, se recomienda acudir a un especialista
Foto: Especial

Los estudios recientes señalan que el dolor es tan variable que puede surgir en el cerebro y desconocerse su origen o ser un síntoma físico que repercute en lo mental; algunas de esas causas son el estrés, el ambiente, males cognitivos, entre otros.

“La depresión y ansiedad incrementan el dolor físico, que puede ir desde síntomas ligeros a intensos. El dolor mental es un término poco usado en la medicina, sino que es un concepto que es tratado de diversas maneras”, dijo.

En México, 3.6 millones de personas adultas padecen de la salud mental como la depresión; de ellas, uno por ciento son casos severos. Asimismo, ocupa el primer lugar de discapacidad para las mujeres y el noveno para los hombres. La depresión tiene una alta concurrencia con otros trastornos como la ansiedad y el consumo de sustancias, causa altos costos económicos y sociales.

Te recomendamos: Terapias de relajación y metaverso, vacuna contra la soledad

Anúnciate aquí

Anúnciate aquí

Anúnciate aquí

Más noticias


Contenido Patrocinado